domingo, 19 de julio de 2015

Circunstancial

Escribo un poema llenando
el blanco de la hoja con preguntas.
Una pregunta tras otra
y otra y una más,
cuando me topo con don Julio
y su poema prosaico.
Se me ocurre entonces que es posible
que la tarea del poeta
no sea la de interrogar,
y es probable, me digo,
que en el fragor de la poesía
el poeta sólo deba afirmar.
Caigo en la cuenta de que la lectura
nunca es circunstancial,
si las preguntas quedan entonces
para el lector.

Leído en la apertura del programa 237

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar. Tu mensaje quedará en espera de moderación y será publicado en breve, a criterio del autor del blog. Saludos,