lunes, 21 de noviembre de 2022

Pañuelos

Solo una cosa hay peor que enterrar a un hijo
y esa es, no poder enterrarlo. 
Y ellas no pudieron, se lo impidieron aquellos inhumanos,
que se adueñaron del poder. 
Los que se vistieron con el ropaje
de la impunidad y
el desprecio por la vida
mientras ostentaban una autoridad
habilitante para el bien, que usaron mal.
Ellos, y también quienes los vivaron,
los alentaron, los sostuvieron e intentaron perpetuarlos.
Pero ellas les hicieron frente;
hicieron frente a la brutalidad
de intentar echarlas de las Plazas,
con sus animales doble comando,
burro arriba / caballo abajo.
Y los pañuelos.
Símbolos perennes que se nos están quedando
sin el bastión de sus cabezas encanecidas,
aun siguen haciendo viva la esperanza del reencuentro.
Larga vida a las Madres y Abuelas de la Plaza,
de todas las Plazas,
también la nuestra, la del corazón. 

Leído en la apertura del programa 559

jueves, 10 de noviembre de 2022

Distracciones

Y sucedió un día, que un ombliguista auténtico levantó por un momento la vista de su propio ombligo y cruzó su mirada con otro ombliguista culposo, uno que se había distraido un instante de mirar sus propias miserias. Cayeron entonces en cuenta, casi al mismo tiempo y como un milagro, de que existen otros ombligos y otras pelusas, y decidieron marchar juntos. Sin dejar de mirar cada tanto, claro, el suyo propio. "No vaya a ser cosa", pensaron ambos sin decirlo, "de que las pelusas en ombligo ajeno nos distraigan".

Leído en la apertura del programa 558

miércoles, 26 de octubre de 2022

Mañas

El Tiempo y sus mañas,
y sus manos amarillentas
como las hojas ajadas.
Las del libro y las mías.
Y el espejo, que me refracta,
porque no reconoce mi reflejo.
Y los que se van.
Vaya cruel identidad
con la que se enmascara 
atroz, el Tiempo.

Leído en la apertura del programa 557

martes, 18 de octubre de 2022

Zarpemos

Naveguemos ligero.
Tiremos por la borda todo el lastre, 
que se hunda profundo en el mar. 
Hay vientos, hay corrientes. 
Levemos anclas y salgamos,
tomemos el rumbo ya fijado. 
Si no avanzamos,
es por culpa del peso que cargamos. 
El Sol ya se pone, 
se acercan las estrellas y la noche,
no hay tiempo para más.
Naveguemos ligeros, sin lastre, 
nos esperan buenos puertos.
Para ver el nuevo amanecer,
zarpemos. 

Leído en la apertura del programa 554

lunes, 26 de septiembre de 2022

Mientras tanto

¿Podrías, aunque quisieras, oír el aleteo de una mariposa? 
¿Querrías, si pudieras, seguir el rastro de una nube 
en el cielo más celeste que hayas visto? 
¿Hubieras contado los latidos de tu corazón 
desde el mismo día de tu nacimiento, de haber podido? 
No hay nada más inútil que hacer aquello que parece inútil, es cierto,
pero no hablo yo de cosas inútiles sino imposibles, que no es lo mismo. 
Imposible será cuando lo creas inútil. 
Mientras tanto será un sueño a perseguir.

Leído en la apertura del programa 551

martes, 6 de septiembre de 2022

Desvirtud

Violencia.
Una desvirtud que aúna voluntades 
en nombre de una necesidad.
La necesidad de poseer,
de sentirse grande, mejor, opulento.
De tener razón sin razón,
la sinrazón de la violencia.
Bestialidad en nombre de.

La vida es áspera, dura, difícil,
pero nada justifica la violencia
porque toda aquella aspereza, dureza y dificultad
puede convertirse en esperanza
si buscamos la paz, 
si seguimos la paz.
Digo no a la violencia,
sí a la virtud de amar la paz.

Leído en la apertura del programa 548

lunes, 15 de agosto de 2022

Infancias pasadas

¿Dale que nos robamos unos higos de aquel árbol y salimos corriendo?

O dale, caminamos por el cordón de la vedera mojándonos los pies con la agüita que corre ahí, al costado.

¡O ya sé! Saquemos los autitos de plástico y dibujemos una pista en el pavimento...

Yo qué sé, hay tanto para hacer... porque, qué fácil es ser feliz cuando sos chico... y no andan cerca los grandes, claro. 

Porque viste, con ellos todo es ¡cuidado! ¡no! ¡dejá eso! ¡mirá que sos...! ¿qué es esa nota en el cuaderno? Y le dicen, ser responsable. Pero yo no sé para qué sirve. 

Los grandes lo usan para dejar de ser felices, yo me doy cuenta. Por eso, yo no lo quiero.

Leído en la apertura del programa 545

sábado, 13 de agosto de 2022

Todo Se Vuelve Humo

(Escrito por Diego Lambertucci. ¡Gracias, Diego!)

Todo se vuelve humo 
Todo se desvanece en el aire 
El fuego intermediario 
encendido por eunucos 
políticos terratenientes 
comerciantes consumidores 
medios de comunicación 
compran y venden humo 

Religiones Influencers 
razón justicia 
el loco de la calesita y dios 
son una máquina de humo 
que funciona quemándolo 
todo pastos aves mariposas 
culebras carpinchos 
coipos tortugas 
sauces espinillos.

Comemos soñamos 
estudiamos creemos 
votamos el humo 
que no tiene grietas 
ni puntos suspensivos 
estéril espera 
nos ahoga y 
deja sin aliento 

escribo para desahogarme 
y no logro nada más que humo 

el humo sube al cielo 
y acróstico 
se lleva el monte 
el agua 
la vida 
finalmente 
a los humanos 

esto no es una poesía
es humo.

lunes, 1 de agosto de 2022

Hermanos

El río, la pasión, el viento, el deseo.
Nacen, corren, mueven, empujan,
me traen el fresco, me llevan por delante,
me orientan, dan  el sentido
mientras navego en sus cauces
cuando tensan mis velas.
El río, la pasión, el viento, el deseo,
son ellos mis hermanos,
de carecerlos la vida no sería,
no tendría yo un impulso,
sería un alma quieta sometida
a la esclavitud de solo ser.

Leído en la apertura del programa 543

martes, 19 de julio de 2022

Podríamos aprender del fuego

El fuego, que todo lo purifica.
No deja rastro, salvo su propio despojo,
que siempre será ceniza.
No se somete a la materia,
cualquiera sea su origen, 
siempre es ceniza.
Blanco o negro, libre o esclavo,
madera, tela o pasto,
siempre es ceniza al fin.
Podríamos aprender del fuego,
viviendo intensamente y
dejando a nuestro paso,
no importa el combustible o la materia, 
la sustancia de lo que fuimos
flotando ligera 
entre la hierba y el río. 

Leído en la apertura del programa 541