sábado, 27 de julio de 2013

La soga

Cuando la conoció, se le hizo claro que atar un extremo de la soga en el renuevo de un árbol y sentarse a esperar a que crezca, cosa habitual en él, ya no era necesario.

Con el tiempo descubrió que morir cada noche en sus brazos sería también una buena forma de desanudar la otra punta de la soga, la que llevaba amarrada a su cuello.

Es que siempre tuvo la precaución de no dejar cabos sueltos. Pero eso había comenzado a cambiar.

Leído en las aperturas de los programas 142 y 312

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar. Tu mensaje quedará en espera de moderación y será publicado en breve, a criterio del autor del blog. Saludos,