martes, 15 de enero de 2013

Con un reflejo le basta

La luna está.
La veo desde el patio espléndida como siempre,
tanto como cuando nos seguía,
porque éramos chicos y nos daba el gusto
de andar a nuestro paso al costado de la ruta.
Y ni hablar de su prestancia
para no estar por culpa de una nube,
y aun dejarnos saber de su brillo:
con un reflejo le basta.
Se refleja en el río, en el mar,
en ese ojo de agua y en el charco sencillo.
Luz blanca, clara, bella de toda belleza,
deshace cualquier oscuridad
e ilumina a los poetas.
Hace cantar a los grillos y envidiar al sol,
que sabe que la luz es suya
pero no enamora como cuando ella la refleja.
Los amantes la esperan
para decirse frente a ella cuanto se importan.
Los ciegos la desean, los sordos se consuelan,
los mudos desearían decir,
que se sepa lo que de ella piensan.
Luna de brillo intenso, imposible de negar.
Dominio celeste que nos hace hablarle,
desearla, quererla, esperarla en su salida
y anhelarla en su partida.
Y vos, mi amor, presente en mi cielo,
tan clara y única,
mi propia Luna.

Leído en la apertura del programa 194

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar. Tu mensaje quedará en espera de moderación y será publicado en breve, a criterio del autor del blog. Saludos,