domingo, 2 de febrero de 2014

Botella, silencio, bruma

No puedo decir hoy -vaya descuido el mío-, qué cosa contiene la botella que lancé ayer al mar.

El acto de arrojarla -aquel que supuse heroico-, nubló el necesario desvelo por los sentidos y las palabras.

Ahora mismo surgen de su interior -de sus entrañas-, los malabares de unos silencios que no hacen más que arrojarme a la bruma.

Leído en la apertura del programa 161

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar. Tu mensaje quedará en espera de moderación y será publicado en breve, a criterio del autor del blog. Saludos,