sábado, 12 de abril de 2014

Precipicio

La Verdad es más pura a la orilla del deseo.

Luce difusa y tan indiferente en los confines, y sin embargo allí a la vera de lo que no se es, se apersona como una tea recién encendida en la boca de la caverna más húmeda y gris.

La acompaña un sonido, mezcla de tonos, ruidos y quejidos que se extienden desde un extremo al otro de la cueva como una pantalla que sólo atina a brillar cuando cede el escozor y la luz desentraña, delatando.

La Mentira traicionera que esperaba agazapada tras el dolor de la Virtud, se fundió entonces al sólo contacto con la luz amarillenta de la llama figurada. Había concluido sin más que era su momento, sin percatarse de que sólo la Verdad es más pura a la orilla del deseo.

Para la Mentira, fue sólo un precipicio.

Leído en la apertura del programa 171

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar. Tu mensaje quedará en espera de moderación y será publicado en breve, a criterio del autor del blog. Saludos,